Una aguja de coser es un objeto de apariencia humilde, inofensiva.

Su cuerpo fino y elegante se balancea entre un ojo por el que pasar el hilo y un extremo tan afilado que parece que no esté ahí. Si cerramos los ojos y la imaginamos, sin prisa, lo primero que nos viene a la cabeza es su uso para coser la ropa. Si nos pinchamos con ella, no hace mucho daño, un poco de sangre, una gota de vida que resbala por el dedo. Se curará rápido, sin que nos demos cuenta.

La aguja es una herramienta que ha acompañado a la humanidad desde hace 60.000 años. Desde sus inicios de hueso o madera su forma, tan sencilla como funcional, ha sufrido pocas variaciones. No ha sido necesario cambiar nada. A lo largo de siglos y milenios ha pasado a formar parte de narraciones de todo tipo, metáforas religiosas, dichos populares y prácticas que van mucho más allá de la costura. Se ha usado para zurcir la piel desgarrada y el músculo maltratado, para realizar sangrías o inyectar la medicina que sanará. Pero también para torturar, atemorizar y envenenar. Sólo se precisa un pinchazo minúsculo que nadie descubrirá jamás, una punzada que puede ir acompañada de una caricia y una exclamación gentil “¡Que hermosa criatura!”. El miedo a las agujas, este objeto tan pequeño, tan poderoso en las manos adecuadas, sigue más vivo que nunca.

El clavo que cierra el ataúd, la astilla que atraviesa al mártir, el colmillo de la bestia que devora a la presa, la espina de la rosa que advierte: no hay belleza sin peligro. Todos ellos son también agujas.

La lana sin hilar del huso empieza girando hasta la rueca, enroscando el hilo de la vida, que se mide con el paciente bastón y de un tijeretazo se detiene. Es la aguja quien lo ata a su ojo, haciendo y rehaciendo, entrando y saliendo, uniendo aquello que está separado para formar una nueva realidad. Pero así mismo puede romper, descoser las partes, deshaciendo con un solo beso la fuerza que las mantenía unidas.

L’Agulla es un proyecto paralelo a Llegendàrium, con un carácter, cuerpo i espíritu diferenciados. Si quieres estar informado, puedes registrar-te al boletín que encontrarás a continuación:

Cargando